25.10.06
Cuento 6

"Rodeos"



A veces quiero sentir el viento junto al tabaco que fluye consumado de mi boca.No sabría como explicarlo, pero cuando siento esas ganas de fumar y que el viento me pegue en mis mejillas , entonces quiero ponerme a escribir ese momento, para que quede algún testimonio y así nunca poder olvidarme como era ese deseo.El problema es que doy rodeos, y cuando quiero satisfacerlo , entonces no logro llegar a él.Dudo si es ese el deseo, o quizá estoy remitiendo a otro que está lejano y aflora en mi inconciente.Me pregunto si no será el cielo el que condiciona mi pensamiento y me confunde,ya que cuando intento inclinar mi cabeza hacia arriba para sentir como el viento me abraza el cuello,veo inmenso aquél reino incomprensible, donde algunos han puesto la infinidad alguna vez y yo he puesto la mirada de todos ustedes; porque a fin de cuentas, y por más soledad que les pese, todos miramos el mismo cielo.
Entonces veo aquella figura que me encandila y se refleja en mi piel.Aquella que cuando la miro fija me produce una cierta dificultad para ver a mi alrededor, porque luego se me interponen pequeñas formas ,que se mueven incesantes como partículas de un plástico quemado.Entonces me pierdo y me olvido del deseo y su consumación , y no recuerdo ya como era fumar y sentir el viento acariciandome de manera drástica y apacible a la vez.
Y concluyo que sí, que en el fondo ,en realidad estaba el deseo de escribir ésto que se pierde, ésto que remite siempre a través de palabras a otras palabras, de imágenes a otras imágenes.Y entonces me doy cuenta que doy rodeos, porque ese es el verdadero deseo para mí, y que en la satisfacción del mismo, no se encuentra otra cosa más que rodeos. Rodeos que ahora sí se vuelven palabras escritas...palabras que debo terminar de escribir alguna vez , pero que continuarán en otro cuento...en otro día con ganas de fumar y de sentir el viento que me abraza; y las palabras ; y la duda.Por eso pongo un punto aquí.

Santi
 
posted by Santiago Mazzuchini at 21:23 | Permalink | 14 comments
23.10.06
Cuento 5

"El objeto"


"
El poseer no existe, existe solamente el ser: ese ser que aspira hasta el último aliento, hasta la asfixia." Franz Kafka



Yo recuerdo cuando lo tenía en mis manos.A decir verdad, ahora pienso que las trasciende ...ya no conozco sus dimensiones;ni las del objeto, ni las de mis manos.Recuerdo que algunos me decian que aquél era circular, me insistían en que se extendía como el movimiento del río cuando una piedra lo traspasa.Yo tengo certezas a pesar de todo...para mí el objeto es cuadrado.Tiene sus puntas como un pico brillante de ave, y sus lados son perfectos, tan perfectos que hasta parecen desproporcionados. Recuerdo haber discutido con algunos, quienes me decían que era totalmente obvia su circularidad; incluso una vez lo hicieron rodar fluidamente, algo imposible si aquél fuera cuadrado. Yo creo que eran grandes ilusionistas aquellos hombres, creo que mis manos comprueban que es cuadrado, mis ojos lo sienten, porque solo yo poseo el objeto. Ellos sólo estan fuera, solo lo miran microscópicamente .
Ahora extiendo mis manos, percibo su reflejo infinito, toco sus lados
, me sumerjo en su interior (aunque pueda verlo, es transparente).A veces me sentaba y fijaba mi mirada en él, y veía cómo se acercaba y se alejaba de mis ojos.Quizá yo era tocado por el objeto, a veces siento eso.Mis compañeros, mis amigos, siempre me daban palmadas en la espalda y me decían: " Es circular, miralo bien, mira sus contornos, no puedes no verlos".Sin embargo yo no les creía, porque sé que despues de todo ellos son ajenos , no lo poseen , no lo entienden ; hasta creo que no lo ven, y me decían todas esas cosas para complacerme un poco.Aunque quizá yo hubiera querido sentirme complacido del todo ,pero nunca lo lograba, porque ellos insistían en que era circular.Me gustaría pensar que en realidad nadie lo ve, no necesito sus miradas.
Por cierto, sé muy bien cuando lo entendí completamente: fue el
día en que dos hombres gigantes, dos hombres gigantes e inmensos me vieron a mì, y uno le dijo al otro : " Mira eso...¿ves sus contornos circulares? ¿Ves como se extiende como el agua del río cuando lo atraviesa una piedra?.A lo que su compañero contestó : " Para mí tiene lados perfectos y es cuadrado" .Y me guardaron en una caja de vidrio, donde me observarán detenidamente hasta la eternidad.

Santi

 
posted by Santiago Mazzuchini at 02:08 | Permalink | 8 comments
15.10.06
Un cuento de Kafka
"Una confusión cotidiana"

Un problema cotidiano, del que resulta una confusión cotidiana. A tiene que concretar un negocio importante con B en H, se traslada a H para una entrevista preliminar, pone diez minutos en ir y diez en volver, y en su hogar se enorgullece de esa velocidad. Al día siguiente vuelve a H, esa vez para cerrar el negocio. Ya que probablemente eso le insumirá muchas horas. A sale temprano. Aunque las circunstancias (al menos en opinión de A) son precisamente las de la víspera, tarda diez horas esta vez en llegar a H. Lo hace al atardecer, rendido. Le comunicaron que B, inquieto por su demora, ha partido hace poco para el pueblo de A y que deben haberse cruzado por el camino. Le aconsejan que aguarde. A, sin embargo, impaciente por la concreción del negocio, se va inmediatamente y retorna a su casa
Esta vez, sin prestar mayor atención, hace el viaje en un rato. En su casa le dicen que B llegó muy temprano, inmediatamente después de la salida de A, y que hasta se cruzó con A en el umbral y quiso recordarle el negocio, pero que A le respondió que no tenía tiempo y que debía salir en seguida
Pese a esa incomprensible conducta, B entró en la casa a esperar su vuelta. Ya había preguntado muchas veces si no había regresado todavía, pero continuaba aguardando aún en el cuarto de A. Contento de poder encontrarse con B y explicarle lo sucedido, A corre escaleras arriba. Casi al llegar, tropieza, se tuerce un tobillo y a punto de perder el conocimiento, incapaz de gritar, gimiendo en la oscuridad, oye a B -tal vez ya muy lejos, tal vez a su lado- que baja la escalera furioso y desaparece para siempre.

Franz Kafka
 
posted by Santiago Mazzuchini at 02:50 | Permalink | 8 comments
9.10.06
Cuento 4

"El mito de aquello y la cosa"


Y vi esa figura que no entiendo. Sí sí , te digo que no la entiendo, esta ahí desde que tengo uso de razón, pero no la puedo comprender.No sé como describírtela , es como un círculo que se extiende por el cielo y completa todos los baches de aquello que está del otro lado.¿No la ves? fijate bien , yo la sigo con la vista todos lo días; a veces no duermo por las noches y pierdo la noción del tiempo; no sé que es y no puedo pensar en nada más que eso. Fijate que está cerca de aquella otra cosa del costado, que se mueve incesante por la orilla del río allá a lo lejos. No no , no es esa, esa es la luna, lo que yo te muestro no se parece a la luna.Tampoco es aquella otra cosa, esa es una estrella.Esta figura es más grande, y a medida que te vas dando cuenta de que existe le vas agregando detalles, detalles que terminan subsumiéndolo todo y no te dejan ver más nada .Es indescriptible, te juro que es indescriptible.¿Ahora la ves?No no, no me digas que sí...sé muy bien que no la ves.No me digas que es un círculo que se extiende , y que no es la luna;no me digas que no vas a poder dormir ahora, y que está por todo el cielo y no te deja ver otra cosa.No me digas que tenés miedo y que te arrepentís de haberme subestimado. Porque la figura no se parece a un círculo, ni está al lado de aquella cosa ni de aquella otra que se mueve.
En realidad no existe , es una ilusión mía , pero si querés creer que la ves creelo, yo te digo que no existe .Te lo digo porque la vi y sé que no existe...no existe;y ahora que la viste vas a tener que contárselo a otro.

Santi
 
posted by Santiago Mazzuchini at 02:14 | Permalink | 12 comments
2.10.06
Inmotivados motivos
A María luz , mi amiga de los sueños.




Sobran los motivos para tanta angustia.Esa que está presente en todos nosotros,esa angustia que nos hace pensar de qué estamos hechos ; ese conflicto existencial que todos tenemos.¿O será que nuestra capacidad de poder pensar y discernir es el motivo de tanto dolor, de tantas dudas? Adolecemos saber que somos parte de esta Naturaleza y que también la trascendemos. El sentimiento es inevitable , aunque pensemos que la razón lo puede todo. El dolor también lo es, pero tenemos a la felicidad del otro lado, la que nunca podría existir en ausencia de su opuesto . Un dolor puede ser creador ; puede dar forma a la novela más bella , a la canción más hermosa y así entonces podemos realizar dialecticamente el paso hacia lo que nos alegra y nos permite ser felices en un mundo que nos niega y nos borra .Porque en el arte está la respuesta : en las hojas donde el escritor imprime su tinta,donde el músico exhala sus agonizantes y vitales notas,donde el pintor nos deja su Aura. En la ciencia también puede estarlo : no ya en la que está inundada de algoritmos y abstracciones , sino en aquella ciencia que es hija de aquella otra, pero que intenta comprender el sentido de este vasto universo en el cual estamos inmersos desde nosotros mismos, jugeteando entre la razón y la imaginación.
Creo que nuestra vida se mueve dialécticamente todo el tiempo, jugando entre los opuestos como llaveros que se balancean en las manos de un bebé.Somos parte de la Naturaleza a su vez que la trascendemos; somos felices sabiendo que lo terrible está al acecho, de la misma manera que sufrimos sabiendo, muy en el fondo, que en algún lado se encuentra la felicidad y que podremos llegar a tocarla nuevamente.Nos movemos entres tesis y antítesis que nos decoran el paisaje muerto de lo natural, porque no existe felicidad sin un contraste ( el dolor); no existe lo natural sin lo que nos permite reflexionar ( la cultura); y no existe Ciencia sin Arte , ni razón sin voluntad.

Santi

 
posted by Santiago Mazzuchini at 00:29 | Permalink | 18 comments